domingo, 17 de septiembre de 2017

Harry Dean Stanton

Harry Dean Stanton
Poster de T.A.
FICCIONES

RETRATOS AJENOS

DE OTROS MUNDOS

DRAGON

KISS



Harry Dean Stanton

(1926 - 2017)


Harry Dean Stanton (West Irvine, Kentucky, 14 de julio de 1926 - Los Ángeles, California, 15 de septiembre de 2017) fue un actor estadounidense. Se hizo conocido por su papel protagonista en Paris, Texas (1984) y por distintos papeles secundarios en películas de renombre, como La leyenda del indomable (1967), Pat Garrett y Billy the Kid (1973), El padrino II (1974), Alien, el octavo pasajero (1979), Escape from New York (1981), La última tentación de Cristo (1988), Corazón salvaje (1990), Twin Peaks: Fuego camina conmigo (1992), The Straight Story (1999), The Green Mile (1999) o Inland Empire (2006), así como en las series Big Love(2006-2010) y Twin Peaks (2017).






Harry Dean Stanton


"No hay personajes pequeños"


El memorable intérprete, que brilló en París, Texas,
murió a los 91 años; su último papel fue en Twin Peaks: el regreso, de David Lynch, con quien ya había trabajado en Corazón salvaje y Una historia sencilla.

VIERNES 15 DE SEPTIEMBRE DE 2017



"Si el papel me gusta, no me interesa si lo que hago va a ser mucho o poco. No hay personajes pequeños. Lo que sí hay son actores pequeños". La frase engrandece a su autor, Harry Dean Stanton, que falleció a los 91 años en Los Angeles, por causas naturales. Fue una de las figuras que mejor representó los sentimientos y estados de ánimo más profundos de la identidad estadounidense. Lo que inmediatamente recordaremos de él es su rostro delgado y filoso, áspero como alguno de los personajes ligados a la tierra, a la vida rural o de pequeñas comunidades que caracterizaron parte de su mejor carrera en Hollywood.







A lo largo de una carrera prolífica, tan extensa que se mantuvo activo casi hasta el final de sus días, Stanton fue convocado muchas veces para interpretar a villanos, psicópatas o personajes capaces de provocar inmediato rechazo. No le costó jamás interpretarlos. Pero la expresión dura, tallada casi a cuchillo que aparecía en su rostro también le sirvió para construir papeles mucho más empáticos y entrañables, por los cuales no se podía sentir otra cosa que compasión. Quedará uno de ellos como el más recordado y logrado de todos: el lacónico Travis, ese hombre enigmático que recorría incansable territorios desérticos sin encontrar explicaciones a sus dilemas en París, Texas (1984), de Wim Wenders.
Stanton inició su carrera artística al término de la Segunda Guerra Mundial, donde prestó servicios en la Armada como cocinero, la misma profesión de su madre. Llegó a embarcarse en uno de los navíos que participó de la célebre batalla de Okinawa. De vuelta en su tierra natal, no tardó en orientar su destino hacia California para sumarse a la prestigiosa compañía teatral Pasadena Playhouse. También incursionó por entonces en el canto como respuesta a una vocación musical que mantuvo sobre todo en las décadas de 1980 y 1990 al frente de una banda que llevó su nombre y que cultivó una manera muy particular de interpretar música mariachi.
Inició su carrera en el cine en 1957, en el western El festín de la muerte. Su rostro se hizo desde allí muy familiar en el cine del Oeste, un género ideal para un intérprete de sus características, tan ligado al mundo rural, a la vida salvaje y a un mundo de claras separaciones entre héroes y villanos. De hecho, su primer papel de significación lo obtuvo en El rebelde orgulloso, un muy popular western de su tiempo dirigido por Michael Curtiz, junto a Alan Ladd y Olivia de Havilland. Se fue afirmando como actor de reparto en la década siguiente a partir de apariciones en éxitos como La leyenda del indomable (donde también cantó), Las armas del diablo, Al calor de la noche, Dillinger El botín de los valientes, además de frecuentes apariciones televisivas en series populares, de Bat Masterson a Laramie y Valle de pasiones.












Tuvo una fugaz participación como agente del FBI en El padrino II y logró que se empezara a hablar mucho más de él a partir de su aparición en Alien, el octavo pasajero (1979), punto inicial de una larga saga. Fue allí cuando Wenders descubrió y percibió su potencial para encarnar el papel protagónico de su adaptación de la novela de Sam Shepard París, Texas. "Es el papel con el que siempre soñé. Si no llegara a hacer otra película después de esta me sentiría igual de feliz", confesó en aquel tiempo. Sin embargo, esa fue una rara experiencia protagónica para un actor que siempre rechazó, de manera explícita o en silencio, la idea de convertirse en figura central de una película. Prefería trabajar desde atrás y desde más abajo, como lo que siempre fue reconocido, un actor de carácter ejemplar. "Ser protagonista es tener demasiado trabajo", dijo una vez.
Desde allí, Stanton adquirió el perfil de actor de culto, sobre todo gracias a sus trabajos para David Lynch , desde Corazón salvaje hasta Una historia sencilla, y a un memorable papel en otro clásico de esa estirpe, Todo legal (Repo Man), de Alex Cox. Debbie Harry lo inmortalizó en una estrofa de su canción "I Want That Man". Allí cantaba "I Want to Dance with Harry Dean".








En la televisión será recordado como el severo patriarca mormón de Big Love y como Carl Rodd, ese hombre de edad indefinida que apareció en el tramo final de la nueva temporada de Twin Peaks. Quienes tienen todavía muy fresco el recuerdo de esta aparición la recordarán como su despedida de la pantalla, por más que deja en carácter póstumo una película más, Lucky, dirigida por otro aplaudido actor de carácter, John Carroll Lynch, que eligió a Stanton para interpretar al personaje central, un nonagenario dispuesto a emprender el último viaje espiritual de su vida.
A propósito de espiritualidad, Stanton siempre se sintió muy cerca de los cultos orientales (taoísmo, budismo). Con ellos logró mitigar los desvelos afectivos de una vida de larguísima soltería, sólo interrumpida por un brevísimo matrimonio. En un documental sobre su vida (Partly Fiction) confesó que el amor frustrado de su vida fue la actriz Rebecca de Mornay. "Me dejó por Tom Cruise", dijo allí. Esa frase es toda una definición. Harry Dean Stanton siempre se instaló, por naturaleza y por voluntad, en las antípodas de cualquier estrellato. Su destino era otro: actuar para vivir.


Rebecca de Mornay

Rebecca de Mornay
"Me dejó por Tom Cruise."

Harry Dean Stanton


Muere el actor Harry Dean Stanton 

a los 91 años

El protagonista de la sobrecogedora 'París, Texas' fue colaborador habitual de David Lynch y ha trabajado durante más de seis décadas


GREGORIO BELINCHÓN
Madrid 16 SEP 2017 - 13:28 COT

“Sus brazos estaban ardiendo, se lanzó fuera y rodó sobre el suelo mojado. Luego corrió. Nunca miró atrás hacia el fuego. Solo corrió. Corrió hasta que el Sol salió, y no pudo correr más. Cuando el Sol se ocultó, corrió otra vez. Durante cinco días corrió así, hasta que todo signo humano desapareció”. Harry Dean Stanton ha fallecido y con su muerte no solo se apaga la vida de un actor con más de seis décadas de carrera, sino también una manera de encarar los personajes desvalidos, de mostrar en el cine la quintaesencia del estadounidense, de transmitir un dolor al espectador como muy pocos lo han logrado en pantalla. Se va un compañero de aventuras de Martin Scorsese, de Sam Peckinpah y Sam Shepard, se va el hermano artístico de David Lynch, el amigo de Bob Dylan y Jack Nicholson… Pero sobre todo desaparece el hombre que dio vida a Travis, protagonista de París, Texas, de Wim Wenders, la película sobre la desolación amorosa a la que pertenecen las frases anteriores, y una de las obras maestras por las que algunos amamos el cine.
Harry Dean Stanton murió el viernes en Los Ángeles a los 91 años, terminada justo la emisión de la tercera temporada de Twin Peaks, y cuando empezaba la promoción de Lucky, el filme dirigido por otro gran actor, John Carroll Lynch, que podía llevarle hacia su merecido, aunque según sus palabras poco ansiado, Oscar. En el documental Harry Dean Stanton: Partly Fiction (2012), sobre la carrera de un intérprete admirado y querido, que para muchos devino en epítome de lo cool, David Lynch preguntó a Stanton cómo le gustaría que fuera recordado. “Me da igual”, respondía. Como decía Sam Shepard, autor del guion de París, Texas, fallecido hace menos de dos meses, en ese documental, “es uno de esos actores que sabe que su rostro es parte de la historia". El crítico Roger Ebert escribió que solo dos actores garantizaban con su presencia que la película no fuera mala: Stanton y M. Emmet Walsh. Y lo bautizó como la regla Stanton Walsh.








Nadie hace seis décadas hubiera pensado que Stanton sería un actor de carrera tan larga y exitosa. Hijo de un agricultor de tabaco, Harry Dean Stanton nació en Irvine, un pueblecito de Kentucky, en 1926. Durante la Segunda Guerra Mundial, sirvió en la Armada, y al volver a casa estudió Interpretación en la Universidad de Kentucky. Tras tres años, decidió mudarse a Los Ángeles y prosiguió su formación en la Pasadena Playhouse.
En 1954 apareció por primera vez en pantalla, en un episodio de la serie Inner Sanctum, y en 1957 debutó en el cine con Tomahawak Trail, un western para mayor gloria de Chuck Connors. Durante 20 años Stanton se convirtió en un rostro habitual de este género, que le aprisionó. Pero las nuevas generaciones de directores, y algunos de los grandes outsiders de Hollywood supieron ver más allá de su habitual languidez. Y empezó a aparecer en grandes títulos y a ser dirigido por Francis Ford Coppola en El Padrino II y Corazonada; por Wim Wenders en París, Texas; por Sam Peckinpah en Pat Garrett y Billy The Kid; por Martin Scorsese en La última tentación de Cristo, o por Ridley Scott en Alien. Caso aparte fue su colaboración con Lynch, tanto en cine (Corazón salvaje, The Straight Story, Inland Empire) como en televisión con Twin Peaks.








Al principio de su carrera, y en alguna entrevista a mediados de los ochenta, Harry Dean Stanton confesaba cierto dolor por no ser estrella, algo que sus amigos sí iban logrando. Como Jack Nicholson, que una vez le aconsejó “Deja que el vestuario haga su trabajo y solo sé tú mismo”, Peter Fonda o Dennis Hopper. Stanton bromeaba que los roles más populares de Hopper habían sido rechazados por él (Terciopelo Azul y Hoosiers, más que ídolos). Una de las aficiones de Nicholson en sus rodajes fue escribir las siglas H.D.S. en homenaje a su amigo en los decorados.
Stanton participó en más de 70 películas y otras tantas series. La primera vez que cantó -tres temas- fue en La leyenda del indomable (1967), junto a Paul Newman. Más tarde formó la Harry Dean Stanton Band, en la que interpretaba rock, blues, jazz y canciones tex-mex por clubs de Los Ángeles. Con las canciones que entonaba en el documental Harry Dean Stanton: Partly Fiction se publicó un álbum homónimo.








Y aún quedan títulos de Stanton por recordar: Los violentos de Kelly, Donde florecen los lirios, Sangre sabia, La rosa, Amanecer rojo, La chica de rosa (sí, también paso por el universo de John Hughes), Missouri, Libertad condicional, La muerte en directo, Atrapada entre dos hombres, La milla verde, Repo-Man, Miedo y asco en Las Vegas, El juramento, y ya en el siglo XXI, Alpha Dog, Los vengadores(maravilloso pequeño papel), la serie Big Love, Siete psicópatas y su ya mencionada reaparición en Twin Peaks.
En un comunicado, Lynch ha asegurado: "El gran Harry Dean Stanton nos ha dejado. No hay nadie como Harry Dean. Todo el mundo le quería, y con razón. Era un actor (más que grande) y un gran ser humano. Era maravilloso estar a su lado. ¡Te echaremos de menos!".
Harry Dean Stanton y Nastassjia Kinski
Paris, Texas

Para esos momentos de dolor por la ausencia, siempre quedará París, Texas. Protagonizada por Stanton a sus 58 años, el actor supo transmitir la angustia, la soledad del personaje escrito por Shepard; transformar su rostro y mimetizarlo con el paisaje de absoluta desolación del desierto de Texas. La agonía hecha cine.








EL PAÍS




FILMOGRAFÍA


  • The Lawless Years, varios episodios, NBC, 1961
  • The Law and Mr. Jones, como Harry Walker en el episodio "The Enemy", ABC, 1961
  • How the West Was Won (1962) sin acreditar
  • Ride in the Whirlwind (1966)
  • The Hostage (1966)
  • Cool Hand Luke (1967)
  • The Mini-Skirt Mob (1968)
  • Day of the Evil Gun (1968)
  • Kelly's Heroes (1970)
  • Two-Lane Blacktop (1971)
  • Cisco Pike (1972)
  • Dillinger (1973)
  • Up in Smoke (1978)
  • Pat Garrett & Billy the Kid (1973)
  • Where the Lilies Bloom (1974)
  • The Godfather Part II (1974)
  • Cockfighter (1974)
  • Farewell My Lovely (1975)
  • The Missouri Breaks (1976)
  • Renaldo and Clara (1978)
  • Straight Time (1978)
  • Wise Blood (1979)
  • The Rose (1979)
  • Alien, el octavo pasajero (1979)
  • Deathwatch (La Mort en Direct) (1980)
  • The Black Marble (1980)
  • Private Benjamin (1980)
  • UFOria (1981)
  • Escape from New York (1981)
  • Young Doctors in Love (1982)
  • Christine (1983)
  • Paris, Texas (1984)
  • Red Dawn (1984)
  • Repo Man (1984)
  • Terror in the Aisles (1984)
  • Chrystal (1984)
  • The Care Bears Movie (1985)
  • One Magic Christmas (1985)
  • Fool for Love (1985)
  • Pretty in Pink (1986)
  • The Last Temptation of Christ (1988)
  • Stars and Bars (1988)
  • Twister (1989)
  • Corazón salvaje (1990)
  • Twin Peaks: Fire Walk with Me (1992)
  • Hotel Room (1992)
  • Never Talk to Strangers (1995)
  • The Band (1995; narrador)
  • Down Periscope (1996)
  • She's So Lovely (1997)
  • Fire Down Below (1997)
  • Fear and Loathing in Las Vegas (1998)
  • The Mighty (1998)
  • The Straight Story (1999)
  • The Green Mile (1999)
  • The Pledge (2001)
  • The Man Who Cried (2001)
  • Sonny (2002)
  • Straight to Hell: The Alex Cox Collection (2003)
  • The Big Bounce (2004)
  • The Wendell Baker Story (2005)
  • Alien Autopsy (2006)
  • You, Me and Dupree (2006), (sin acreditar)
  • Inland Empire (2006)
  • Alpha Dog (2007)
  • The Good Life (2007)
  • The Open Road (2008)
  • Big Love (serie) (2008-2009)
  • Alice (2009)
  • Rango (2011)
  • Seven Psychopaths (2012)
  • The Avengers (2012)
  • The Last Stand (2013)